Stereolab


  • administrators

    https://youtu.be/uLoMwqbcYRw

    Hay quien jura y perjura haber visto a gente echando una partida de ajedrez durante un concierto de Stereolab. Pero que nadie crea que eso es debido a que estos eruditos de discoteca se conforman con el muzak. Todo lo contrario: a principios de los noventa, Tim Gane, Laetitia Sadier y compañía se aprendieron todos los dialectos que van del lounge al krautrock con la finalidad de agudizar los sentidos. Frente a las canciones formulaicas, ellos quisieron imaginar cómo sonarían las melodías bubblegum en la cabeza de John Cage, elaborando una tesis que es historia en caja alta del pop moderno. Tras una década de hiato, los catedráticos han reactivado el laboratorio exquisito, por ahora reeditando singles primerizos y rarezas de un corpus experimental que sigue poseyendo un insospechado caudal emotivo, así como un brillo magnético que atrae a todas aquellas personas que entienden el baile como una deconstrucción del movimiento.

    Switched On Volumes 1-3 (Duophonic Ultra High Frequency Disks, 2018)



  • Uno de los primeros conciertos que vi en sala fue el de Stereolab porque me invitó mi primo, en la sala Arena/Ku/whatever (mierda de sonido) y con Mary Hansen. Me sentí fatal años después porque no me lo pasé muy bien (me dio hasta bajonazo de tensión) y la Hansen murió no mucho después, y justo entonces empezó mi fascinación por ellos.

    No tienen disco malo, ni single malo, creo yo. Y la cantidad de gente que ha pasado por Stereolab dejando su sello es casi una historia de la música noventera.



  • @Risingson Yo estaba ahí también, hará 15 años lo menos. Vinieron unos amigos míos a verlos desde Ceuta. Y después montaron un festival en Ceuta al que los llevaron de cabezas. Se llamó el Novapop, pero por el escaso éxito que tuvieron, la gente lo apodó el Novanadie.



    • Tocaron muchísimo mejor que como solían tocar en su día
    • Ni una queja al sustituto de voces de Mary Hansen
    • Aún así un poco académico a ratos. Me da que era demasiado tarde para ellos.


  • En su momento, Stereolab me pillaron haciendo otra cosa, por lo que mi único contacto con ellos se reducía a un par de temas incluidos en recopilatorios. Nada atrayentes para mí añado.

    En cambio, los 25-30 minutos de concierto que les vi me parecieron una maravilla, lejos del prejuicio feísta y pseudoruidista que un ignorante servidor les había colocado.

    Este texto sirve igualmente para Guided by Voices, solo que ése lo vi íntegro.