Lana Del Rey


  • administrators

    https://youtu.be/soRjcajliHE

    The next best American record

    Qué más da si acabas de entrar en su reino –ese Hollywood noir eternamente joven y decadente a la vez, esas playas angelinas en las que el sol siempre se está poniendo– o si fuiste inmune al backlash que siguió a la publicación de Born to Die (2012), el álbum con el que la conocimos después que el single Video Games la encumbrara en un trono bajo su corona de flores. Lo importante es que ahora estamos en el mismo sitio, sabiendo que Lana Del Rey es una de las artistas esenciales de su generación: capaz de madurar una propuesta que lleva la mayor parte de la década desafiando lo que esperarías –tú y la multinacional que edita sus discos– de una cantante que suma millones de streams, murmurando letras tan oscuras como su eyeliner en canciones que no se pueden bailar, lanzando singles de casi diez minutos en los que se oye lo que ha costado la producción. Lana Del Rey lleva años obsesionada por componer el próximo mejor disco americano. Ella decidirá si con Norman Fucking Rockwell! ya lo ha conseguido. Nosotros decimos sí.

    Norman Fucking Rockwell! (Polydor / Interscope, 2019)